.

.

Vaya desbordándoseme la piel
-puntada a puntada
sobre ésta
mi dermis bajo anestesia-
Vaya redundándoseme el ritmo
de la aguja que pincha/penetra/atraviesa
(el pulmón que exhala
su cóctel de gases
dando ritmo a la faringe que
con todo en su interior
se ahorca)
el hilo que cose
eficazmente
escaras a los poros
Vaya vulnerándose la estirpe de
corpúsculos enaltecidos
que aún queda trabajo
Vaya incorporándoseme la idea
de portar
ésta armadura exoesquelética
que me dispongo
a invitarte a cenar
y debo protegerme el corazón

0 suspiros:

Publicar un comentario