léase que durmió entre el ruido
que logró soñar entre el cielo cayendo
entiéndase que acabóse espantándo
ante el firmamento que se le extraviaba entre los hombros
vio
él
a esa musa que cantó como fiel poeta
caérsele del infinito y aplastarle su casa
sus libros de Rimbaud entre las ruinas
los discos de Pearl Jam
Pluton
su gato negro llamado
y cuando quiso llorar por el caos que ahora tenía
sonrió deforme y alegre
ahora ya no tendrá excusas para
regalarle un pedazo de luna
a su amor de la infancia
me desbordo
porque eso es esperarte
construirme y siempre
sacar la pieza de abajo

a XMEN

mirarte en la oscuridad
gustar de vos mientras comenzas
mientras acabas
ir por otra vez
mirarte dos veces
recordarte desde mi primer infancia
mirarte a escondidas
perderme partes de vos
elegir recordarte con todo el cuerpo
profundizar
admirarte
verte de nuevo
disfrutarte estudiarte
redundar

Conjugarnos

(mi Eterna Inocencia)

"todo aquello que pude haber hecho por vos..."


I

pensaba que
de tanto río
-lasfronterasylosríos-
de tantas palabras
que te dije
siempre solo quedará
la última


II

de tanto esmerarme
para cumplir con tu agrado
con no desbarrancar
con no adelantar los pasos
con hablar una palabra por vez
y ahogarme en remolinos
es que "mi otoño
-también- entra
con su fase final"


III

te imagino agua
de noche
mucha agua
y mucha noche


IV

"dejo tristeza en mis pasos
dejo la muerte en tus manos"


V

nunca jugué al límite
no es algo que me represente
siempre dije
porque si de algo estoy
convencido
es que el silencio me cala
y entre los poros se me filtran
las palabras y el agua


VI

no puedo pensar
en un final más poético
que esperar aún
tu respuesta
entre las olas
v2

hablo del apocalipsis de tu rimel
del legado de tus ojos
de la brutalidad de tu boca
invadiéndome de ganas de escucharte más
de concretar ese paseo
de mirarte cuando hablas y
exageras un fonema
-me gustan tus fonemas exagerados-

hablo de mi lírica llena de tus vacíos
de mis vocablos sucios
de mi falta de objetividad:

hablo de conocerte a lluvias
conocerte a truenos
conocerte a domingos y risas

encontrarte en el silencio
en voz alta y a la luz de toda estrella
hablo de vencerte y decubrirte
como manda la noche
hablo del apocalipsis de tu rimel
del legado de tus ojos
de la brutalidad de tu boca
invadiéndome de ganas de escucharte más

hablo de mi lírica pobre de tus amores
de mis vocablos sucios
de mi falta de objetividad:

hablo de amarte a lluvias
amarte a truenos
amarte a domingos y risas

amarte del silencio
amarte en voz alta y a la luz de toda estrella
hablo de vencerte y ser tuyo
como manda la noche

"llenas tus valijas de amor y te vas"

oscureció
por sobre todo lo que existe
por sobre el paréntesis abierto
del anteúltimo poema de amor
por sobre la lista de compras
que incluía muchas menos cosas

oscureció sobre mí
sobre la única foto que había colgada
quedó
sobre la mesa
el juego de llaves que tenía
un sourvenir mío

cabe aguardarte
sonreír sistemáticamente
viéndo entre metáforas
como te escurrís

alegar soltura al tiempo
zarparle unos minutos
-con vos imagino galaxias
exprimidas en segundos-

deshilar cada abrazo
cada cosa reservada
ser paciente
en la inabarcabilidad
de tu hasta pronto
"porque la noche está de ojos abiertos"
Mario Benedetti



enumerarme
e insisto en la urgencia de
escribir este poema:


sé de mí
lo mismo que sé del aire
su voluminosidad y temperamento

sé de mí y de mis errores
de la linea invencible que
ya traté de romper varias veces



de mí
que tengo miedos
silencios dolores espinas
muecas gestos juramentos
palabras que sobran
una inmensidad de sueños

sé que tengo
letras en la lengua
y que quiero escribirte un
[...]
y sé que no tengo remitente

conozco
la voracidad de mis acciones
de la facilidad para concretar
de la practicidad para hacer
de lo fácil que me rindo
de lo mucho que no arriesgo
y que sucumbo ante el anonimato
y me perpetuo
en la inmensidad
de mi coraza blanda
qué te parece la idea
de caminar tarareando canciones de Bowie
tomar helado y mirar
la inmensidad del río
la bravura de la noche
la incontinencia de estos ojos
que tiemblan a la idea
de acercarse a los tuyos
no cerrarás la boca ni bajo el agua
ni olvidarás dar una gran bocanada antes de sumergirte

no dejaras las manos al fuego
ni buscarás abrazarlo

no dejaras caer tu cuerpo
al vacío para que el aire te roce
no te regocijarás con el viento

no morderás la tierra tras pisarla
no vivirás en torres de arena y espuma

no viajarás en ningunos ojos
sin haberlos besado antes