.

.

presagio (I)

 

ahora que me deshago
     mis piernas no responden
ya no crezco

    he cumplido mis profecías
y he florecido cada otoño
        como era esperado:
     sólo me queda contemplar al sol
        desde mi crisálida metálica
  y suplicarle
        un poco de cariño

2 suspiros:

Mariano dijo...

mire, si hay algo que realmente me gusta es comenzar a saltar de blog en blog y encontrarme con sorpresas tan gratas como ésta.

Muy bien, de verdad, muy bien.

Pato dijo...

Coincido con Mariano, una grata sorpresa tu blog.

Buena poesía master!

besos.

Publicar un comentario